17-10-2016

El cereal más completo del mundo

La creciente investigación en productos alimenticios ha creado una industria alimentaria cada día más completa en la que los artículos que encontramos en el supermercado casi prometen la perfección nutricional. Sin embargo, basta mirar en las páginas de la Historia para descubrir algunos de los alimentos más completos del planeta, que ya estaban a nuestra disposición antes de que los científicos desarrollaran superalimentos de laboratorio. Es lo que ocurre precisamente con la espelta, una variedad de trigo que está considerada como el cereal más completo y antiguo del mundo. Y en este caso, la larga experiencia que aportan los siglos va a la par con las bondades que ofrece.

Pero, ¿por qué se ha convertido la espelta en un indispensable en los comercios eco y gourmets de medio mundo? ¿Qué le hace mirar a su padre el trigo por encima del hombro? Que sea altamente rica en hidratos de carbono y proteínas pero escasa de grasa, y con un aporte mayor de vitaminas, minerales y fibra que el trigo común, además de más fácil de digerir es una de las razones de peso que le han convertido en un must alimenticio, que puede tomarse en forma de galletas, pasta, pan, cerveza.

Beneficios nutricionales de la espelta

La espelta es un cereal altamente energético ya que sus nutrientes principales son los carbohidratos aunque aporta menos calorías que la harina clásica de trigo, pero destaca sobre todo por su alto contenido en proteínas de elevado valor biológico con aminoácidos como la lisina, escasa en otros cereales. Siendo también una estupenda fuente de minerales y vitaminas sobre todo del grupo B.

Su harina tiene un sabor ligeramente dulce con un toque que recuerda a la nuez, siendo más soluble en agua, más fácil de digerir que la harina de trigo y aunque mucho más pobre en gluten que otros trigos panificables, sigue teniendo gluten, por lo que es un cereal que no deben de consumirlo los celíacos.

Diferentes variedades de espelta

El tipo de grano y su tamaño son los factores que marcan los diferentes tipos de espelta con los que se fabrican los productos que podemos encontrar en el mercado. A grandes rasgos se puede distinguir entre:

  • Pequeña espelta salvaje: su tamaño es reducido y su grano está revestido.
  • Pequeña espelta cultivada: su tamaño es reducido pero su grano está al descubierto.
  • Gran espelta: su tamaño es más considerable y su grano es revestido. Es más resistente a factores externos como la humedad y el frío.



Compartir

COMENTARIOS